Pagina Principal           Siguiente Pagina           Pagina Anterior

Santuario
de  la  Mariposa  Monarca             
Galería Fotográfica

    ________________________________________________
 

 
 
 

Este es ya un espectáculo universalmente conocido. La gran mayoría de los michoacanos coincide con el resto del mundo en preservarlo para bien de la humanidad. En un articulo que publico el diario Excélsior el  27 de  Enero de 1985, Genoveva Flores Q., refiere: Atraído  por el  fenómeno biológico, desde 1937  el zoólogo  canadiense  Freud Urquhart inició  una paciente investigación  para  fijar  la ruta de los insectos y descubrir su destino.

Urquhart  etiquetó las  alas de algunas  mariposas y  siguió  su pista  hasta territorio mexicano, siempre motivado por la incógnita ¿donde pasan el invierno?
 

   
 

Treinta y ocho años de trabajo el científico en el estudio de la migración de los lepidópteros. Pudo determinar que el vuelo es  solo diurno y que  durante la noche las  Monarcas descienden y se alimentan, y recuperan energía  para proseguir su viaje al día siguiente. La velocidad de su vuelo es  de 20 kilómetros por hora y lo  hacen a una altura de 50 metros en las zonas planas y a 10 de las montañas. Finalmente, la pregunta principal quedó descifrada: Kenneth C. Brugger, uno de los colaboradores de Urquhart, luego de mucho tiempo de viajar por el centro de nuestro país, encontró el 9 de Enero de 1975 el primer refugio.

Lo hemos encontrado, Fred, es un espectáculo maravilloso. Son millones de ellas en los árboles de un lado claro de la montaña. Y de allí en adelante el sueño se convirtió en realidad.

 



El lugar de verano de las Monarcas es frió y esta poblado oyameles y pinos. Aunque se encuentran a unos cuantos kilómetros de poblaciones rurales, cuenta con una gran variedad de flora de poca altura que se mantiene por la escasa actividad ganadera de la región. Los refugios son ricos en variedades de pájaros, principales depredadores de las mariposas. Sin embargo , las Monarcas cuentan con importante medio de defensa, son tóxicas, y al ser ingeridas por las aves aceleran su ritmo cardiaco hasta causarles la muerte.

El territorio donde se establecen no excede los 200 metros cuadrados pero se estima que en cada uno de los refugios se reúnen 20 millones de mariposas. Al aumentar el calor solar, las monarca se trasladan a las partes bajas de las laderas y durante los meses de Febrero y Marzo realizan apareamiento.

   
 


El macho posee en la parte inferior de cada ala dos puntos negros denominados androcornios y que son las glándulas que segregan las feromonas necesarias para la reproducción. Durante el apareamiento, muchos machos consumen las ultimas reservas de energía que les testan luego del viaje y el aletargamiento de los meses fríos, por lo que mueren antes de lograr recuperarlas.

Las hembras fecundadas regresan a Canadá y Estados Unidos y durante el trayecto depositan los huevecillos que se convertirán en larvas quince días después, para luego convertirse en crisálidas y finalmente en mariposas.

 

 


 



Los nuevos insectos cuyos huevecillos quedaron en los sitios de pernocta de sus progenitoras serán sedentarios hasta su muerte. En cambio, aquellas mariposas que nacen en las zonas de origen se reúnen con las que pasaron el invierno en Estados Unidos y Canadá en estado larvario, para emigrar el año siguiente hacia México con sus progenitores. Dos teorías que pretenden explicar la migración de la mariposa monarca. Una establece que el viaje tuvo su origen en las grandes glaciaciones que sufrió nuestro planeta y la costumbre subsistió aunque hoy ya no sería necesario. Otra, basándose en la misma idea de supervivencia, sostiene que aún es necesario y señala que los lepidópteros requieren temperaturas superiores a las de sus zonas de origen para efectuar la reproducción.
En lo que se refiere a los lugares donde pernoctan las Monarca durante su migración, se desconoce exactamente su ubicación, pero se supone que lo hacen en los sitios altos de las colinas.

 

   

Galería  Fotográfica